2016/08/22

Obras en la cuesta Carlos V #CascoHistórico #Toledo: discriminación a autobuses públicos urbanos versus privilegios de autobuses privados turísticos.


Nota:

Obras en la cuesta Carlos V #CascoHistórico #Toledo: discriminación a autobuses públicos urbanos versus privilegios de autobuses privados turísticos.

Hilario Alarcón.
2016-08-21


En Toledo, y quizás en toda ciudad de este país, existe la sensación de que, un notable número de resoluciones restrictivas contra los vecinos, las toman honestos altos funcionarios y políticos del Ayuntamiento que saben que no están perjudicados por ellas. Por ejemplo, es probable que quienes toman decisiones que restringen el transporte público, no tienen al autobús urbano municipal como medio principal para trasladarse por la ciudad.

Entre reformas integrales, y posteriores reformas de las reformas integrales, en los últimos ocho años, el Ayuntamiento ha ejecutado tres o cuatro intervenciones en el pavimento de las calles alrededor del edificio del Alcazar, en el barrio del Casco Histórico. Durante todas estas obras, el Ayuntamiento siempre tomó dos decisiones para limitar la circulación de autobuses con parada en la zona de la plaza de Zocodover: prohibió el acceso a la plaza a los autobuses públicos municipales que utilizan los vecinos, y permitió el paso a los autobuses privados que llevan turistas… Sí, es lo que parece, de principio hasta el final: una obscena discriminación del Ayuntamiento contra los derechos de transporte de los vecinos para privilegiar la comodidad de los turistas.


Ahora el Ayuntamiento va a acometer una nueva reforma integral del pavimento en la zona del Alcázar, esta vez de la cuesta de Carlos V, y se amenaza, otra vez, con perpetrar el mismo dispositivo de tráfico discriminatorio antivecinal mientras dura la ejecución del proyecto: los autobuses con vecinos se quedarán abajo, a 250 metros de distancia, en la calle Gerardo Lobo, y los autobuses con turistas seguirán subiendo, cómodamente, a la zona Zocodover-Alcázar mientras las obras no lo impidan, que no lo impedirán.



La asociación AV Iniciativa Ciudadana del TOLEDO HISTÓRICO ha manifestado su oposición a esta irritante discriminación tanto al Concejal de Movilidad anterior, Perezagua, como al actual, Pérez del Pino, y, en ambos, no se sabe lo que sigue siendo más impagable, sus caras de incredulidad y fastidio ante la protesta, o sus idénticas y arbitrarias respuestas: sacrificar a los vecinos y privilegiar a los turistas en el transporte no es discriminación, sino una irremediable necesidad social debido a la importancia del sector empresarial turístico en la ciudad, al que hay que mimar. Incluso se llega a utilizar, como argumento, que se corre el riesgo que algún hotel del Casco amenace con cerrar si el Ayuntamiento restringe el paso a los autobuses turísticos como lo hace con los municipales que utilizan los vecinos.


Nadie discute que, técnicamente, unas obras en esta calle limitan físicamente el tráfico de autobuses, pero, si se hace necesaria una restricción parcial del tráfico por obras, y hay que decidir cuantos y que tipo de autobuses pueden pasar, es una auténtica farsa política que todo, absolutamente todo el sacrificio recaiga contra el transporte público esencialmente vecinal, mientras los autobuses privados turísticos disfrutan de privilegiada inmunidad de acceso a Zocodover, como si flotaran sobre el pavimento y las obras. Si el resultado final es ver como los vecinos suben 250 metros de cuesta a pie, mientras al lado los turistas suben agradablemente sentados, con su aire acondicionado, dentro de sus cómodos autobuses, o incluso en el famoso trenecito turístico, no estamos ante la objetiva medida municipal de un Concejal de Movilidad, sino ante una decisión más propia de un agente o promotor turístico.

Un vecino de Toledo no es un siervo sacrificable por el Ayuntamiento atendiendo a los intereses de empresarios del lobby turístico, porque vivir en esta ciudad sin ser cliente del negocio de un influyente hotelero no justifica que se trate al residente como un súbdito de 2ª categoría. Como ciudadanos, es desolador reivindicar el principio de igualdad de trato como usuarios del transporte público, es devastador que, ante una misma circunstancia, desde el Gobierno Local del Ayuntamiento se permita la discriminación y la segregación social en el transporte público dependiendo de si pagas o no a una empresa turística. Aunque, siempre hay tiempo para rectificar.

6 comentarios:

AV Iniciativa Ciudadana TOLEDO HISTORICO dijo...

Primero, las obras deben tener un diseño de ejecución que disminuya, en todo lo posible, las molestias que ocasionan a los ciudadanos, sean residentes o turistas. Una propuesta, que ya ejecutó con anterioridad el Ayto., es que la obra en el pavimento de la cuesta de Carlos V se desarrolle en dos etapas: primero en una mitad de su ancho, y luego en la mitad del ancho restante, así siempre quedaría un carril libre de obras que permitiría el tráfico, incluso de autobuses con vecinos o con visitantes. Con todo, esta asociación entiende que cualquier dispositivo debe evitar la discriminación de que toda la carga de las molestias por estas obras recaiga solo y exclusivamente contra el transporte vecinal. Para esta asociación, el transporte público urbano tiene preferencia sobre el privado turístico, y si las obras obligan a reducir el número de autobuses que acceden al eje Zocodover-Alcazar, el recorte debe sufrirlo el número de autobuses de turistas, y no el de vecinos. Hay también otro argumento de fuerza, aparte de la existencia de dos remontes, que sucede en muchas ciudades europeas con perfiles similares al de Toledo: los autobuses públicos urbanos pueden ser utilizados también por los visitantes, y si tienen que reforzarse las líneas para este supuesto excepcional, que se haga. Sobre todo hay que tener claro que cualquier gestión municipal del transporte público que base la solución de un problema en discriminar y privilegiar para proteger intereses económicos de empresas privadas, no es aceptable.

AV Iniciativa Ciudadana TOLEDO HISTORICO dijo...

En las anteriores obras alrededor del Alcazar, los únicos autobusesprivilegiados que accedían eran los turísticos que llevaban clientes a los hoteles de esta zona (Alfonso VI, Carlos V...) y los que iban al Museo del Ejercito, también pasaba por la zona el bus turístico panorámico que recoge visitantes de la estación de tren, y además el famoso trenecito turístico. Hay que añadir que se colaban sin problemas autobuses de grupos de turistas venidos de Madrid exclusivamente para rutas, que eran recogidos por guías en el Túnel de Sindicatos. Los únicos que tenían prohibido el acceso a Zocodover y tenían que parar abajo, en la calle Gerardo Lobo, eran los discriminados autobuses públicos urbanos que utilizan esencialmente los vecinos. Mucha, muchísima casualidad para no creer que todos estos privilegios no son producto de presiones del sector turístico en los despachos del Ayuntamiento.

Hilario Alarcón dijo...

Con todo respeto, si la historia y la experiencia es una de las fuentes de la sabiduría, cada vez que algún miembro del Gobierno Local hace referencia explicita al sector turístico como "muy importante para el empleo en Toledo", es que prepara el terreno para una medida conflictiva que favorece las cajas registradoras de algunos empresarios a costa de la calidad de vida de los vecinos. En realidad, es como un chiste intentar convencer que, respecto a un servicio público, un turista merece un trato mejor que el impuesto por el Ayuntamiento a un vecino.

Hilario Alarcón dijo...

A Juanjose Perez del Pino, sinceramente, yo le tengo como un político razonable, y mi asombro no es la medida discriminatoria que se barrunta, sino que no tenga consciencia de lo discriminatora que es la medida, que le parece justificable. Muchos dicen que la actividad empresarial turística no implica menoscabar la calidad de vida del vecindario. Demuestrelo con hechos, haga lo que tenga que hacer para el lobby, pero sin discriminar al vecindario.

Hilario Alarcón dijo...

Tener como referencia, en la historia reciente, como han reaccionado distintos Gobiernos Locales del Ayuntamiento ante un mismo problema, es más razonable que obviarlo, más teniendo en cuenta que en prensa ya ha aparecido la noticia, no rectificada, que el operativo de tráfico y la restructuración de las paradas de autobuses por las obras, iba a ser similar al de las anteriores ocasiones... Y, no hay un complot contra la fama del Gobierno Local, solo hay legítima preocupación por evitar una medida discriminatoria que se ha repetido en el pasado, y que aún no se ha visto desmentida para el futuro.

Hilario Alarcón dijo...

En una entrevista reciente al actual Concejal de Movilidad en Ser Toledo, hablando sobre el conflicto de los hosteleros con las vallas de obras en la avda. América, dijo que las obras generan molestias, pero siempre hay que tener en cuenta el bien de la mayoría cuando entra en conflicto con los intereses de una minoría. Esperemos que no considere como minoría al vecindario que utiliza el transporte público, y que lo que vale en el barrio de Santa Teresa, valga también en el Casco Histórico.