2009/10/02

INDEFENSIÓN.

De 0000-00-00_POST TITULARES

# INDEFENSIÓN.
# Por VECINOS DEL Nº 7 DE LA CALLE HOMBRE DE PALO.



En pleno centro del Casco Histórico de Toledo, en el edificio de viviendas con el número 7 de la calle Hombre de Palo,


De 0000-00-00_IMAGENES - FOTOS AEREAS - Fotos Toledo


De 0000-00-00_IMAGENES - PLANOS - Planos Toledo


en un local en la planta baja propiedad del empresario hostelero D. Adolfo MUÑOZ, omitiendo el REQUISITO LEGAL de la notificación previa y la autorización preceptiva de la comunidad de vecinos de la finca, ha instalado un transformador de alta tensión de energía eléctrica cercano a los domicilios habitados por las familias habitantes del resto de la finca, que servirá principalmente para garantizar la potencia eléctrica necesaria no a esta casa de Hombre de Palo, sino la de otro edificio distinto en la calle Sinagoga, también propiedad del señor Adolfo MUÑOZ, donde abrirá un apartahotel como nuevo negocio de hostelería de su grupo empresarial. Las molestias y riesgos derivados del funcionamiento del transformador de alta tensión quedan para los vecinos del número 7 de la calle Hombre de Palo, y se evitan para los distinguidos clientes del apartahotel .

La instalación de este transformador de alta tensión, impuesto furtivamente a los residentes de la finca, y que ha requerido obras de perforación y modificación en las estructuras del inmueble, queda en un local situado en un estrecho pasaje interior del edificio (propiedad de la comunidad de propietarios) que es PASO OBLIGADO para adultos y niños al estar justo al lado de la puerta de acceso vecinal. El hecho que describe las sombras del resultado de esta obra es que, tras las firmes y continuadas protestas vecinales, el señor Adolfo MUÑOZ ha camuflado la naturaleza de la nueva función de este local con un decorado en madera y cristal, haciendo desaparecer la OBLIGATORIA chapa “ALTA TENSIÓN PELIGRO DE MUERTE” de la puerta.







La comunidad de propietarios del edificio ha comunicado la consumación de este hecho y de sus circunstancias tanto a la concejalía correspondiente del Ayuntamiento como a la Delegación de Industria de la Junta de Comunidades, haciendo constar, ante estas administraciones con competencias sobre esta materia, la completa oposición de unos vecinos a los que se les ha omitido información directa del proyecto, y que en sus domicilios padecerán los riesgos y molestias derivados del funcionamiento de este transformador de energía eléctrica situado en el área habitada de viviendas del edificio.

Se sabe que en la anterior legislatura municipal, por las mismas razones arriba expuestas, se paralizó y modificó la instalación (calle del Hospital) e incluso se estudió el trasladó (calle de San Cipriano) de transformadores por su proximidad lindante a bloques habitados de viviendas. Pero, en este caso, los vecinos del número 7 de la calle Hombre de Palo vemos que la sombra de los caciques es alargada en los despachos municipales y regionales, y solo nos ha quedado el camino de confiar en el poder judicial y en sus jueces.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Cuando los que mandan pierden la vergüenza, los que obedecen pierden el respeto (Georg C. Lichtenberg)

Anónimo dijo...

Exquisito el comportamiento del distinguido hostelero.
Ruidos,zangadillas a las limitaciones de entrada de vehiculos, ocupacion mercantilista de las vias publicas obstaculizando el paso a los peatones,... ¿Existe algun tasquero en el Casco que no le importe maltratar a los vecinos con tal de llenarse los bolsillos con los euros de los turistas?

Anónimo dijo...

Pues a este ejemplar empresario de hosteleria le han dado la medalla nacional al merito de turismo.

Anónimo dijo...

Lo que hizo este señor, junto con sus socios mejicanos hoteleros, con el edificio antiguo original del llamado palacio Eugenia de Montijo en la plaza Juego de Pelota (edificio antiguo desaparecido que fue de maxima proteccion patrimonial segun del Plan Especial del Casco Historico de Toledo), haciendolo accidental y progresivamente derruir hasta sus cimientos para despues recrearlo en un nuevo edifio replica pero todo de nueva planta y mayores alturas para adaptarlo a las necesidades de un hotel de lujo estilo casino Las Vegas, es suficiente para hacerse una idea de los que significa el Casco para el señor Adolfo: una vaca lechera solo valiosa porque le da leche, y sacrificable al final para aprovechar su carne. Hay una gran diferencia entre un empresario hostelero sensible con el barrio donde tiene su negocio, y un tendero sacacuartos.

jonh.locke@perdidos.net dijo...

Creo que sobre todo, Adolfo es un excelente relaciones públicas con la gente en el poder municipal y regional, obsesionado por las apariencias y la imagen de su negocio. Por eso lo valioso lo que relatan en este post sus vecinos en la calle Hombre de Palo, que describe la verdadera y escondida naturaleza de este empresario en sus actuaciones como en el barrio.

Dalton y Robespierre dijo...

No será un cacique, pero lo parece, como, por ejemplo, como utiliza la calle de la Granada como aparcamiento particular (él, su hijo y sus empleados). O tambien la esquina entre Hombre de Palo/Arco Palacio (donde está el buzon de correos y una inutil señal de prohibido aparcar). O la zona final de la cuesta de Nuncio Viejo. Los coches de la policia local pasan por ahí, pero como fantasmas intangibles. No hay que molestar con las normas de trafico a la gente improtante.

Alatriste dijo...

Desde luego las imágenes son muy claras, de todas formas la justicia debería daros la razón; lo que supongo, y puedo equivocarme, es que se trata del típico litigio que se alargará en el tiempo hasta que unos se arten u otros cedan.

Un saludo y suerte.

Vecino de Hombre de Palo dijo...

Observando la actitud de algunos vecinos míos del barrio, lo que si noto es una injusticia comparativa, pues si tanto nos molesta el transformador eléctrico situado en el edificio, ¿cómo es que nunca nos ha molestado el otro transformador eléctrico que también está pegado a nuestro edificio (transformador de Aurelio) y lleva allí más de veinte años? Lo que pasa es que hay vecinos, que se las dan de buenos apoyando a todo el barrio y luego sólo pelean lo que a ellos les interesa, dejando otras injusticias al lado ¿o es que unos nos caen bien y otros mal?.

Anónimo dijo...

Tener a Adolfo de vecino es una auténtica pesadilla. Hace lo que le da la gana con absoluta impunidad, aparca todos sus coches en la Calle de la Granada (prohibidos y vados) obstaculizando totalmente el paso incluso a personas, y espérate a que abra su apartahotel que entonces nos vamos a enterar!!. Parece ser que también es el que está detrás de unas visitas que ahora también se hacen por el casco, por la noche con gran número de turistas que también hay que apartar si justo coincide que quieres entrar en tu casa .... Lo siento amigos, pero Adolfo campa con absoluta impunidad por el casco, la ley vale para todos excepto para Adolfo que tan bien relacionado está siempre con la clase política ...

Un vecino "damnificado" por el ciclón Adolfo