2008/09/02

¿ IZQUIERDA HUNDIDA?

De 0000-00-00_POST TITULARES


# Post de opinión.

# Por Manuel BUENO.



Algo más de un año después de que se formara en Toledo el actual equipo de gobierno municipal, creo que empieza a ser razonable, y quizá necesario, hacer un primer y acaso último balance desde la perspectiva de alguien que fue, y quiza nunca vuelva a ser, un votante de Izquierda Unida.

Conviene recordar ante todo que mientras alguna autoridad pertinente no lo desmienta el sistema político mediante el cual nos regimos en España permite la legítima coexistencia de una derecha y una izquierda, aunque también sea legítimo preguntarse si tal cosa ocurre en Toledo.

Muchos recordarán el día en que el éxito electoral de IU, que en nuestra ciudad pasó de tener un concejal a tener dos, provocó cierta euforia (no exenta de escepticismo) en las filas de la izquierda. Por cierto que ese mismo éxito de IU, atribuible sin duda a quien durante un par de legislaturas había ostentado en soledad la representación de la izquierda en nuestro municipio, se convirtió en el acto, y por arte de birlibirloque, en un triunfo del PSOE, a pesar de que este partido sufrió una disminución de su número de votos, magia abracadabrante que hizo posible que García-Page se autoproclamase alcalde, ya que IU había obtenido un concejal más.

Puesto que ese concejal más (de IU) ha hecho posible que tengamos un alcalde del PSOE, y que por tanto todos podamos enseguida subir a la campana gorda, anhelo largamente acariciado por toda la izquierda toledana y por fin realizado gracias al mérito de este alcalde con cara de sacristán, cabría imaginar que el papel de IU en este Ayuntamiento es, si no decisivo, al menos relevante. Pero, ¿es así?

El PSOE manda, pese a no ser el partido más votado, gracias a IU, favor que no ha recibido agradecimiento alguno y que además parece no haber sido bien gestionado por nuestra bisoña izquierda. ¿Qué logros se han obtenido en este año? Muy pocos, teniendo en cuenta que la actual legislatura nació ya hipotecada por los proyectos faraónicos del anterior equipo de gobierno, el cual, dicho sea de paso, contó en todo con la adhesión incondicional del PSOE… y con la oposición del, entonces, único concejal de IU. El dichoso Miradero sigue llevándose (¿y durante cuánto tiempo lo hará?) la mayor parte de nuestros recursos, lo que se nota, y mucho, en la miseria de los servicios públicos: limpieza, transporte, etc. La famosa ordenación municipal sigue siendo hoy, como era antes, un lucrativo negocio para unos pocos, y un disparate para la mayoría. Al Centro de Recepción de Turistas no llega ni por casualidad ningún turista, y además no se pierden nada. En la estación del AVE se puede encontrar una guía de la Expo de Zaragoza, pero ni un mal plano de Toledo. La cacareada peatonalización ha dado lugar en un año a mucha palabrería, pero a ninguna realidad. Ahora se nos prometen seis pivotes retráctiles para fin de año, lo que, teniendo en cuenta el éxito de los tres existentes, sólo produce algún chascarrillo y mucha risa. La triste cloaca que pasa por Toledo y a la que llamamos Tajo, en cambio, no da risa, pero ahí sigue, habitada por algunos patos y carpas mutantes. De la recuperación de las riberas del río, mejor no hablar. El edificio que FEDETO posee en el Paseo de la Rosa, y sobre el que pesa una orden judicial de demolición, continúa en su sitio (pero, ¿es posible?, ¿tenemos un Ayuntamiento que no respeta las sentencias de los Tribunales?). El casco histórico, patrimonio de la Humanidad, sigue sufriendo toda clase de atropellos arquitectónicos, los cuales han alterado, ya definitivamente, su anterior fisonomía. El PSOE, digámoslo claramente, está al servicio de la Santa Iglesia, de los cuatro caciques de toda la vida y de media docena de arribistas que han medrado a la sombra de Bono, Barreda y García-Page. Francamente, con este PSOE no necesitamos un PP.

¿Y cuál es, en resumen, el papel de IU? Los que no votamos a García-Page nos encontramos hoy ante los resultados de una política manifiestamente equivocada que ha tenido como consecuencia el desgaste gratuito de IU y, lo que es peor, el creciente aislamiento de sus dos representantes municipales. ¿Acaso es razonable regalar incondicionalmente el voto a otro partido para formar una mayoría de izquierdas, o una así llamada mayoría progresista, cuando el tal partido, al menos en Toledo, se empeña una y otra vez en demostrar que es más de derechas que la derecha oficial? ¿Es aceptable, para los votantes de IU, el que dicha política de adhesión continúe todavía ahora, cuando los resultados de semejante actitud están tan lamentablemente a la vista? La sensación predominante (y aquí casi me atrevo a hablar en plural) es la de una desilusión que es precisamente contraria, totalmente contraria, al optimismo que es propio de la izquierda. Una desilusión que, a mi modesto entender, no debería dirigirse a las personas a las que ha tocado hacer, en nuestro Ayuntamiento, el desagradecido papel de socios de la derecha dominante, sino a un proyecto que en Toledo ya nació deforme, a juzgar por la experiencia vivida en otros lugares, empezando por el propio Parlamento de la nación.

Si los ciudadanos de izquierdas (que los hay) fueron capaces de entregar su voto a García-Page para que éste continuase la reaccionaria política del alcalde anterior, también serán capaces, sin duda, de otorgar su confianza a un proyecto nuevo, crítico, libre e independiente, el cual, como es natural, tendrá que desarrollarse en la oposición. Hasta que llegue ese momento, tan deseado como deseable, a la izquierda le corresponde plantearse la manera viable de liquidar un pacto hoy moribundo, el cual requiere o bien una reconsideración radical o bien un entierro tan urgente como digno.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Toda actividad politica es criticable, y las alianzas entre partidos siempre tienen muchos puntos friccion.
En este sentido, salvo la enorme "cagada" economica del concierto de Ana Belen a costa del presupuesto dedicado a colaboracion social -aquí alguien deberia haber sido cesado-, y salvo algun descontrol en el uso de algun centro municipal de juventud -alguna fiesta nocturna de niñatos-, la actividad y programacion de la Concejal de Fiestas y Juventud puede valorarse como bastante aceptable. Otra cosa es el Concejal de Vivienda, que, sobre todo, ha manifestado una total falta de integridad al dejar de combatir el asunto del cupo ilegal en las VPO de Azucaica, y despues con una politica social de vivienda siguiendo un criterio basado en un elemento tan peregrino como la juventud del solicitante, relegando a un segundo termino el criterio objetivo de la renta, y postergando al ostracismo a los mayores de 35 años con niveles rentas mas bajas que muchos veinteañeros.

Hilario ALARCON dijo...

¿Es mejor la abstención de IU en el Pleno y tener otros 4 años de gobierno municipal del sonriente Sr. Molina?
¿Es bueno el apoyo a un alcalde socialdemocrata cuyo lema "cambio razonable" parece decir aquello de "cambiar todo para que todo siga igual y sobre todo NO molestar a los que siguen abusando de esta ciudad"?
En este caso para IU, sirve el consejo que dió Sócrates a un joven discipulo que le preguntó sobre si debía o no casarse con su enamorada: "Hijo mio, hagas lo que hagas, te arrepentirás."