2007/08/23

PEATONALIZACION, COCHECITOS TURISTICOS Y EL DIARIO EL PAIS.



Carta.
De Hilario ALARCÓN.



Toledo, 13 de julio de 2007.


Estimado señor director del suplemento EL VIAJERO del diario EL PAIS:

Agradeciendo de antemano su atención, y tras una cavilación tan excesiva como inútil sobre el asunto –un asunto que comparado con la situación del mundo es de una levedad insolente-, me dirijo a usted con el animo de aquel jugador que sabe que todavía quedan cartas por repartir, pero que el juego no va a ser ganado porque enfrente se encuentran los principales tahúres de la zona. Escribo con el ánimo, sin duda, de un derrotado, sin su literaria aureola épica.

Personalizando a una pequeña asociación definida como ciudadana y vecinal llamada Iniciativa Ciudadana del Toledo Histórico, con mas de mil socios y algunos simpatizantes mas, en la que estoy ocupando el puesto pasajero de presidente, le escribo por la lectura de un reportaje en su suplemento EL VIAJERO con fecha de 7 de julio, dentro de la sección “Rutas urbanas”, titulado “El laberinto en coche eléctrico. Pistas para disfrutar el Toledo fuera de ruta hasta el anochecer”, firmado por Andrés S. BRAUN.

Enlace al reportaje “El laberinto en coche eléctrico. Pistas para disfrutar el Toledo fuera de ruta hasta el anochecer” de EL PAIS.

Foto del suplemento El Viajero de EL PÀIS.

Desde esta asociación vinculada al barrio del Casco Histórico de la ciudad de Toledo, que cree que es tan posible como necesario conciliar una ciudad patrimonio de la humanidad con la calidad de vida de sus actuales residentes, se defiende, desde demasiados años, la necesidad de aplicar medidas rigurosas de peatonalización, de restricción de entrada y ordenación de circulación de vehículos a la totalidad de la zona antigua.

Impedir la entrada de automóviles de no residentes, controlar con rigor el horario de vehículos comerciales, y reforzar el transporte urbano publico interno dentro del barrio y de conexión con el resto de la ciudad, son medidas que la asociacion defiende como esenciales. Demostrado, tras años y años de conflictos y frustraciones, que el Casco Histórico no puede físicamente adaptarse mas a las necesidades del coche, ahora debe de ser el uso automóvil el que debe de ser adaptado férreamente a las características del barrio antiguo. Es la respuesta obligada atendiendo a las experiencias reales que dan los fracasos del pasado.

Este es un amurallado barrio de geografía accidentada, un estrecho laberinto urbano de entramado medieval, con apenas diez mil habitantes, con alrededor de tres mil plazas de aparcamiento legal en vía pública ( los aparcamientos ilegales consentidos por la policia -solo Dios sabe la razón- se padecen pero no computan). Un constreñido barrio histórico en el que cada día entran unos veinte mil vehículos comerciales y particulares – 80 % de no residentes- con importantes repuntes turísticos en fines de semana y festivos. Este monstruo, conscientemente incontrolado, ha hecho, desde decenios, que cada plaza, plazuela y calle –incluso algunos parques y jardines- sean saturados depósitos de coches;



que cualquier callejón sirva de estrecha carretera urbana incluso a veces de doble sentido; que los coches tengan espacios reservados -o consentidos- para circular y aparcar mientras que los viandantes no los tienen para caminar o conversar con seguridad.



Lo cotidiano para los peatones del Casco, ante la venida de un automóvil, es repetidamente refugiarse en los huecos de los portales como si fueran burladeros taurinos, tardar varios minutos en andar apenas 10 metros de estrecha calle por el continuo trafico, apretar la espalda contra la pared y encoger el estomago para pasar entre los coches y acceder de una calle a otra o a la puerta de su propio domicilio.



Esta resabiada ferocidad del vehículo omnipresente merma la calidad de movilidad peatonal diaria - que es en realidad calidad de vida- no solo de los vecinos, sino también de los visitantes. Y esta circunstancia hace que 3 de cada 4 ciudadanos de todos los barrios de Toledo –encuesta publicada en el diario La Tribuna de Toledo- sea partidario de que en el conjunto del Casco Histórico se aplique el principio general de peatonalización junto con la restricción funcional de entrada de vehículos.

Y si existe un acuerdo ciudadano tan mayoritario, ¿ qué retrasa al Ayuntamiento, con decenas de años de problemas de trafico a las espaldas, para aplicar medidas reales de peatonalización en el Casco? ... Por un lado los sucesivos gobiernos locales de distintos partidos políticos, de forma consciente y calculada, hacen declaraciones a favor de la peatonalización pero acompañadas de actuaciones estéticas e inoperantes. Y por otro lado el lobby de la industria del turismo local siempre ha visto como un ataque a sus intereses empresariales que sus clientes no puedan acceder con su automóvil particular a las cercanías de las puertas de sus comercios, restaurantes u hoteles, aunque ello conlleve la saturación y colapso del barrio y del ritmo de vida diaria de los vecinos. Como ejemplo basta escribir que seis zonas de peatonalización creadas son meramente virtuales porque en el mundo real no existen, en gran medida por un soterrado y consentido boicot de empresarios y comerciantes afectados por dichas zonas, junto con el concurso de una policía local con mentalidad de conductor que poco o nada ha demostrado en la defensa de los derechos de los viandantes. El resultado del mantenimiento de esta situación es que los residentes del Casco, en lugar de vivir en armonía con los visitantes, viven en una segunda o tercera línea, en un estado de vasallaje supeditado a la satisfacción de los intereses de la industria turística. Hay vecinos que creen que para muchos empresarios, los residentes en el Casco somos fantasmas prescindibles, obstaculos a la idea que tienen ellos de desarrollo económico de la ciudad.

Por esto, es todo un paradigma el reportaje de su publicación. Primero porque se hace publicidad a la empresa privada de alquiler de coches para turistas –vinculada a directivos de la Cámara de Comercio- que tiene sus automóviles aparcados en la plaza de Zocodover, que da la casualidad que es plena zona peatonal –puro sarcasmo de incompatibilidad conceptual-.



Segundo, por el lema que emplea: “Alquila tu car, descubre Toledo y ... estaciona a pie de monumento”, una expresión comercial que dada las características del Casco Histórico, está exenta de cualquier sensibilidad cultural en un barrio declarado Patrimonio de la Humanidad, y también porque casi en la totalidad de las calles con monumentos de Toledo es imposible circular o aparcar sin infringir una o dos o varias normas de tráfico.



Y tercero, por la reveladora fotografía que aparece en su reportaje: el turístico coche eléctrico, con la fachada de la catedral al fondo, con unos sonrientes pasajeros saludando con sus manos a la cámara, circulando tan vistosa como impunemente por la plaza del Ayuntamiento,



donde el paso de vehículos está prohibido, desde lustros por vistosas señales de trafico en los accesos a la plaza.

De 2007-07-00_TO...

Desde su comienzo, esta carta no está escrita con la pretensión de ser publicada por su conocido suplemento semanal, sino para transmitirle, con mejor o peor fortuna, que trás una promoción turistica de una ciudad en un diario, existe valiosa gente que se beneficia, pero tambien existen muchos mas ciudadanos que la padecen en sus aspiraciones por una cuidad mas accesible para todos, sin privilegios, sin distinciones, den o no beneficios a un hotel, restaurante, damasquino, o empresa de alquiler de coches para turistas.

Espero que acepte mis disculpas por la excesiva longitud del escrito –el derecho al pataleo produce algun desatino-, que no he podido ni querido evitar. Reciba un muy cordial saludo.

1 comentario:

Anónimo dijo...

El cochecito de marras, para llegar a la plaza del Ayuntamiento con sus turistillas, necesariamente ha tenido que saltarse como mínimo dos deñales de trafico de direccion o de circulacion prohibida. ¿Cuantas denuncias o sanciones de trafico policiales ha recibido esta empresa privada con animo de lucro privado tan protegida por el Ayuntamiento? ¿Cuantas sanciones o denuncias de trafico policiales han recibido residentes del casco por hacer lo mismo? ¿Como se llaman las personas que saben lo que es la vergüenza y sin embargo no la utilizan?.