2007/07/03

LA CONCEJALIA DE URBANISMO, INFRAESTRUCTURAS Y MEDIO AMBIENTE DEL AYUNTAMIENTO DE TOLEDO.



Colaboración.

Por Jupuxoa BITTER.
jupuxoabitter@ozu.es



Con este escrito quiero hacer dos cosas:

La primera es comprobar si es cierto lo que escribe el controlador del blog de Iniciativa Ciudadana cuando repite una y otra vez lo abierta que está su bitácora a cualquier persona con algo que contar sobre esta ciudad. Y la segunda, solo necesariamente si se cumple la anterior, es exponer públicamente mi inquietud como ciudadano-vecino para saber si es o no compartida por los posibles lectores o curiosos que se acerquen a esta página.

Existe una norma de cortesía tradicional en la política profesional que dice que no hay que criticar a un nuevo equipo de gobierno en sus primeros 100 días de funcionamiento. Pero no soy un político en activo obligado a seguir esta costumbre, y, como no entiendo la exigencia de renunciar a la ciudadanía durante 100 días, con toda cortesía, voy a exponer, no una crítica, sino una reflexión formal que me produce una razonable inquietud.

Cuando se revisa el organigrama de los poderes ejecutivos que existen en occidente, y que ahora actúan políticamente sobre nosotros, se ve una regla que no se rompe: la de separar las responsabilidades entre los asuntos medioambientales de los relacionados con los industriales y urbanismo. Así, en la ONU, los gestores del PNUMA – Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente- no forman parte del UNTAC –Convenio de Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo-. En la Comisión de la Unión Europea, el Comisario de Medio Ambiente es distinto al Comisario de Agricultura o al Comisario de Comercio o al Comisario de Empresas e Industria. En el Gobierno de España existe un Ministerio de Medio Ambiente bien diferenciado del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio y del Ministerio de Fomento. En el gobierno de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha hay una Consejería de Medio Ambiente, una Consejería de Ordenación del Territorio y Vivienda, y otra Consejería de Industria. En la Diputación Provincial de Toledo, el área de Medio Ambiente es distinta del área de Obras Públicas y del área de Desarrollo Rural.

Pero en el Ayuntamiento de Toledo, a contracorriente del planeta, nos encontramos con la singularidad de la Concejalía de Urbanismo, Infraestructuras y Medio Ambiente. El urbanismo, las obras y el medio ambiente en una sola persona: uno y trino, como Dios. En todo el mundo civilizado, menos en esta ciudad, se ha dado por cierto, después de desastres históricos, que cuando hay intereses públicos conflictivos entre sí se hace necesario que instituciones u órganos distintos gestionen y defiendan separadamente por un lado la protección del medio ambiente, y por otro lado el desarrollo industrial, como medio para intentar conseguir un resultado equilibrado, el llamado desarrollo sostenible. Porque todos los distintos gobiernos en los distintos niveles geográficos se han convencido que los lobos no son a la vez corderos, ni pueden estar juntos dentro de la misma cerca sin que estos sean devorados por aquellos.



A pesar de esta mezcla inestable de competencias, solo se puede pedir, no puede ser de otro modo, un buen viaje al Concejal de Urbanismo, Infraestructuras y Medio Ambiente, D. Francisco Javier Nicolás, porque va a tener un mandato que promete ser esquizofrénico, siendo juez y parte en muchos conflictos, sobre todo en los relacionados al desarrollo del Plan de Ordenación Municipal de Urbanismo cuando signifique una alteración en la conservación del Medio Ambiente. Lo que me inquieta, mi temor, es que el urbanismo, como el dios Saturno, siempre ha devorado lo que le rodea, con o sin necesidad.

3 comentarios:

Iniciativa Ciudadana del Toledo Histórico dijo...

Hola Jupuxoa, buen día.
Como espero que lea, verá que toda su colaboracion, con texto e imagenes, ha sido colgada en la bitacora. Y le animamos a seguir colaborando las veces que quiera, porque insistimos en el real caracter abierto y publico de colaboraciones en este blog.
Reciba un cordial saludo.

Anónimo dijo...

La estructura competencial de esta super-concejalía no es casual. Garcia Page, bajo el falso disfraz de una eficacia publica interpretada como un empresario de la construcción, quiere que el medio ambiente se proteja, pero supeditado siempre al desarrollo del POM.. En caso de conflicto, todo se solucionará a favor del ladrillo de forma silenciosa, eficaz y discreta en el interior de ese único departamento municipal.

Anónimo dijo...

El otro dia, hicieron una entrevista a este concejal de urbanismo, y primero le preguntaron por el plan de urbanismo, y dijo que se desarrolaria sin problemas. Lo malo es que, como es tambien concejal de medio ambiente, tambien fue su primera declaracion. Da escalofrios que un concejal de urbanismo tenga en sus manos el medio ambiente.