2007/02/07

TOLEDO CINCO ESTRELLAS Y UN COMETA.



Colaboración.

Por Hilario ALARCÓN.



Una campaña privada con el entusiasta apoyo institucional de nuestro alcalde Molina –atento Sir Lanzarote de Urbanismo y Hoteles- , está favoreciendo la venida a esta ciudad de Toledo de un turista con un alto poder económico, el que antes de la llegada del infame lenguaje correcto era denominado como ricachón. En varias publicaciones especializadas aparecen secciones con títulos como DÓNDE DORMIR, en las que se promocionan los nuevos hoteles con CINCO ESTRELLAS construidos en Toledo: el aun futuro Hotel Hilton Toledo Palacio de Bellavista -apertura en junio-; el Hotel-Palacio Eugenia de Montijo, en el Casco Histórico, y el Hotel-Silken Cigarral El Bosque. … Lo que hay detrás del donde dormir es algo que un industrializado turista valorado solo por su capital no ve, pero que un viajero sensible, con mucho o menos dinero, debería tener la oportunidad de conocer.

No se pone en duda el refinamiento de los servicios, instalaciones y alojamientos en estos novísimos hoteles de cinco estrellas recomendados tanto por estas publicaciones, como también por nuestro alcalde cada vez que tiene ocasión –detrás de las cinco estrellas aparece siempre la estela del Sr. Molina como un cometa-. Sin duda su calidad hotelera es proporcional a sus precios, lo contrario sería llamar simples esnobs a sus sibaritas clientes, y no me imagino que contundente adjetivo a sus propietarios. Pero justo estos tres modernos establecimientos hoteleros, que ahora tanto se publicitan, han tenido un origen y un desarrollo muy poco elogioso en esta pequeña y vieja ciudad, tanto por expertos en patrimonio como por asociaciones vecinales.

La nueva edificación del Hotel Hilton Toledo Palacio de Bellavista -o Buenavista- se autorizó sobre un antiguo palacete del que solo queda la recreación publicitaria de los restos de fachada en forma de decorado cinematográfico de película de época. Según estudiosos y expertos en patrimonio e historia de esta ciudad, este hotel ha costado la desaparición del entramado original de jardines y fuentes renacentistas, únicos como todo lo valioso, con alrededor de cuatrocientos años de antigüedad. El complejo hotelero es de una muy desenvuelta empresa inmobiliaria llamada Vistahermosa, que tiene algunos frentes inmobiliarios en Toledo que aparecen tan cuestionables como tan pisados de puntillas por los políticos responsables de la Junta y del Ayuntamiento.

El segundo, el Hotel-Palacio Eugenia de Montijo, está en un edificio –diga lo que diga su insólita publicidad- de nueva planta en el Casco Antiguo. Su obra se llevó por delante –en realidad hacia abajo- precisamente al edificio original renacentista que tenía el mismo nombre pero sin la palabra hotel, en unos trabajos donde al constructor, casualmente, toda y cada una de las partes del antiguo inmueble se le caían de las manos, siempre accidentalmente – la torpeza no es fechoría -, poco a poco, cada fin de semana, hasta desaparecer por completo, sin que las autoridades protectoras del patrimonio regionales o municipales dijeran esta boca es mía, o tuya, o suya. Esto sin necesidad de contar nada, aunque se hace, sobre el trato cordial que el conocidísimo empresario promotor recibió del Ayuntamiento que, con un procedimiento modélico de urgencia digno de una ONG en socorro por los damnificados por un terremoto, modificó toda una ordenanza urbanística para que expresamente esta sociedad pudiera construir una planta en altura más de las permitidas en esa parte del barrio antiguo. Ya es mítica en esta ciudad la famosa frase que emitió la actual portavoz del gobierno municipal, la siempre muy leal y eficiente Sra. Tutor, cuando le preguntaron sobre este asunto: “En todas la ciudades del mundo se cae, de vez en cuando, alguna que otra casa”. … Por último, y solo como anécdota, según parece, el idóneo y gran arquitecto de esta obra ha sido contratado por el Consorcio de Toledo, esa institución pública que dice rehabilitar y conservar el patrimonio histórico-artístico de esta ciudad.

Y del tercer hotel, el Hotel-Silken Cigarral El Bosque, estimado señor viajero, cuando un día se acerque a Toledo, le invito con tristeza al dolor estomacal que provoca el impacto visual del edificio sobre el patrimonio histórico y paisajístico de los cigarrales toledanos, frente al barrio medieval, y que este hotel ha alterado de tal manera que ya es irrecuperable. Su construcción, promocionada activamente como un hooligan por el alcalde Molina, que ahora está mudo sobre esta cosa, y autorizada con su silencio cómplice por la Junta de Comunidades, fue también producto de una glosa política voluntarista que buscaba a toda costa forzar la interpretación de las normas de protección del patrimonio paisajístico para favorecer el interés empresarial: en lugar varias las pequeñas y tradicionales casas de los cigarrales sin apenas impacto visual, se concentró toda la superficie edificable en una gran abominación urbanística, una mini muralla china de ladrillo rojo para turistas adinerados. … ¿ Imagina usted un enorme hotel rojizo de tres o cuatro plantas con doscientos metros de longitud en medio del parque del Retiro de Madrid? … Pues aquí, eso mismo, se hizo realidad.

Como ya se escribió mas arriba, todo esto es algo que quizás un automatizado turista forrado no ve, ni ganas tiene de saberlo, ni necesidad tiene de hacerlo cuando busca donde dormir. Pero un viajero sensible debe tener la oportunidad de conocer lo que ha costado realmente su cara cama al patrimonio histórico de los toledanos, de los ciudadanos en general.

1 comentario:

Alatriste dijo...

Artículo 46 de la Constitución Española

Los poderes públicos garantizarán la conservación y promoverán el enriquecimiento del patrimonio histórico, cultural y artístico de los pueblos de España y de los bienes que lo integran, cualquiera que sea su régimen jurídico y su titularidad. La Ley penal sancionará los atentados contra este patrimonio.

Asunto; La obra del Hotel-Palacio Eugenia de Montijo acaba con la estructura interior de éste.

Respuesta de las autoridades; “En todas la ciudades del mundo se cae, de vez en cuando, alguna que otra casa”.

Resultado; No pasa absolutamente nada y todo siguió tal cual.

Conclusión; las leyes se aplican tan solo cuando interesa a los poderes públicos, y en este caso al ayt de Toledo.
Bravo por el ayt de Toledo.!!

Aconsejaría a éste construir un hotel de lujo en la misma plaza del Ayuntamiento.

Las vistas son inmejorables, y así, los nuevos "millonetis-turistas" de las constructoras podrían negociar sus contratos desde sus ventanas con el sñr Molina .